Historias de tu Autoria

Historias originales, Fanfics, Poesía y mucho más...
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 EVEI LISIANRI: UNA HEROINA CREPUSCULAR

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Lord of All 330

avatar

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Localización : En todas partes...

MensajeTema: EVEI LISIANRI: UNA HEROINA CREPUSCULAR   Jue Ene 21, 2010 2:24 am

Capitulo I...
Continuacion...

Nota: El unico parecido ortograficamente con FlowerLunarAlchemist, es decir, Eve es en el modo de escribir. En esta historia si nombre en realidad se lee asi: IVI, EVEI o solo IV. Yo considero que asi suena mas... sutil sin perder fuerza ni caracter.... CONTINUA:



La opcion mas obvia para rescatar a alguna de las dos bebes era la mas sana y fuerte, y justo cuando los medicos se preparaban para extraerla, se oyó ruido de interferencia en uno de los altoparlantes que daban a la amplia sala de operaciones:

-Esperen un momento medicos.- exclamó pesadamente el general en el cuarto de observacion. La doctora, sin voltear a verlo, le cuestionó de su decision con su voz seria y dulce; el le respondió que simplemente observara las lecturas de su monitor. Ella volteó instintivamente su cabeza a la izquierda, en donde vió lineas, graficas y cifras que aparecian aleatoriamente por su monitor y en donde en el centro del mismo, aparecian dos recuadros con imagenes en lineas azules que representaban a los neonatos: incluso aqui, las cifras le daban mas esperanzas a la mas saludable las opciones para seguir viva... pero habia algo entre ellas que nadie sospechaba, ellas decidirian quien seguiria adelante...


*** ***
-Evei, como te sientes?- preguntó una voz dulce e infantil femenina. Las bebes neonatas conversaban en una ambiente cubierto de nubes tono pastel que las rodeaban. Mientras su hermana estaba atada por su cuello y brazo izquierdo con un cordon grueso de nubes que le torcian, Annia se preguntaba como ayudarla lo mas pronto posible.
-No envian ayuda?- decia ahogadamente Evei, que a pesar de no estar todavia viva, sentia un terrible dolor y opresion en su alma.
-Resiste, falta muy poco.- Dijo Annia en un tanto intento por mantenerla con animos y fuerza para seguir a su destino, a pesar de que ella misma estaba considerando una opción poco natural...


Última edición por Lord of All 330 el Mar Mar 23, 2010 3:20 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
FlowerLunarAlchemist

avatar

Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 29/06/2008
Edad : 24
Localización : YaoiLandia x)

MensajeTema: Re: EVEI LISIANRI: UNA HEROINA CREPUSCULAR   Mar Mar 16, 2010 10:09 pm

Waaaaaaaaaa! Si te referias a mi! >< Aaah esta tan genial tu historia! Annia & Evei! *-*
Gracias, gracias, gracias! n/////n Muero por leer la siguiente parte o o

Wow me siento tan alagada de que alguien encontrara en mi la inspiración para escribir una historia como esta n//n Y en verdad te lo agradezco muchisimo pues por la trama que le estas dando parece que conoces bien sobre esta citación tan determinante en mi vida... Realmente estoy muy ansiosa por leer la continuación!

sAyOnArA!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/user/flowerlunaralchemist
Lord of All 330

avatar

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Localización : En todas partes...

MensajeTema: CAPITULO I CONCLUSION   Sáb Mar 20, 2010 4:24 am

NOTA: Agradezco mucho a Eve que le haya gustado la historia hasta el momento, ya que de hecho el personaje entero esta basado en ella, aunque, tiene sus ligeros cambios.
Tambien quiero decir que de hecho, la historia la iba a abandonar porque no recibia atención y mucha de la información ya la estaba descartando, pero aqui continuará...
Si me da tiempo en la semana (espero) y gracias a la motivación de Eve (XD), subiré el Trailer de esta serie...

CONCLUSIÓN:

-No creo aguantar… mucho… -dijo con una voz mucho más entre ahogada, conforme pasaba el tiempo.
*** ***

-General, necesitan operar ya, solo tenemos una oportunidad y solo podemos rescatar a una de ellas. –le dijo con cierta ansiedad la Doctora en jefe que estaba a su lado.
-Déme solo un momento, doctora. –le demandó automáticamente, mientras presionaba una serie de botones sobre el tablero que estaba a su derecha, regresó hacia el micrófono y exclamó: -Debo salir por un momento, enseguida vuelvo.
Su salida fue apresurada y mientras salía, hizo una seña con sus manos abajo, indicándoles a sus soldados que permanecieran allí, mientras realizaba una llamada…

*** ***
Mientras veía como su hermana Evei empezaba a perder su color y se tornaba de un gris cianótico, exclamó con su pensamiento mientras miraba a la gran luz dorada que se encontraba sobre ellas:
-Señor, permítele ir en vez de mí, siento… que ella hará más cosas que yo. De inmediato recibió una respuesta que escuchó dentro de si misma:
-¿Por que me pides esto, hija mía, si su destino es ser solo otra sombra en el reino de los vivos? –la voz pronunció con paciencia y calidez absoluta.
-Porque… -se detuvo por un segundo, mientras pensaba la mejor respuesta que podría decirle: -porque solo lo se. Por favor, Señor, permítele esto, le prometo que no le fallará a nadie.
Y aunque no podía ver u oír una voz en concreto, sentía como la voz meditaba y contemplaba los pensamientos de ella, sabiendo que su decisión era definitiva; Evei tomaría el lugar de Annia en el mundo de los vivos y a cambio, ella sería todo o más de lo que podría ser.
-De acuerdo, ella nacerá, pero tú la guiarás y cuidarás cuando llegue el momento; y el destino del Imperio será mejor… -pronunció por última vez y entonces las dejó a ellas, para que Evei naciera y Annia, muriera, pero se convirtiera en algo mucho mejor, una “ Haghia Alexis” un ser guardián del plano superior que ayuda a personas clave en el universo, al menos, mientras no la necesitaran para algo mas…

*** ***

A su regreso, después de unos 5 agonizantes minutos para la pequeña moribunda, el general se mostró con cierta preocupación, la cual era difícil de descifrar en su pétreo y frío rostro; así que, ignorando a la Doctora, simplemente se acercó al micrófono y con su voz lúgubre exclamó:
-Liberen a la más pequeña, ella vendrá con nosotros. Entréguenles la otra a sus familiares.

La doctora y todos allí entre las dos habitaciones estaban estupefactos: el secreto del programa no puede ser revelado y menos a civiles de un mundo tan “atrasado” y agrícola. Intrigada, la doctora volteó a la derecha para preguntarle al general esta decisión:
-¿Porque se la daremos?, ella es la mas sana y de acuerdo al protocolo, vendrá, no a la inversa- exclamó con frialdad pero con indignación en su voz. Entonces, recibió una respuesta con un tono más amenazante del general:
-Hablé con uno de los Maestros del Oráculo y dijeron que ella vendría. –entonces señaló con la vista firme a la pequeña Evei. –Saben cosas que nosotros desconocemos. –concluyó el general.

Tras esta respuesta, la doctora se incorporó con la espalda recta y contemplaba la escena de las gemelas, mientras trataba de concluir el porqué de esta decisión.

Abajo, los médicos con mucha cautela, cortaban el cordón umbilical cerca de su nacimiento de la placenta, en un mar de sangre y liquido amniótico que causaría nauseas en personas de mas débil espíritu; con cuidado, tomaron el brazo de Evei y se lo alejaron suavemente a pesar de estar ahorcando su blando y pequeño cuello, liberándola y viendo como empezaba a tomar un tono mas cálido. Su hermana fue entonces envuelta en una toalla para limpiarla de toda la sangre y fluidos y se procedería de acuerdo a lo que había ordenado el general: entregársela a su padre mientras Evei partiría junto con el resto de los bebes elegidos a un mundo especial para ellos…

*** ***

Mientras las nubes oscuras y tormentosas que parecían estar estrangulando a Evei se desvanecían conforme era liberada de su cordón umbilical, pudo recobrar por un último momento la conciencia y vio a su hermana, arrodillada cerca de ella, con un rostro piadoso y con algunas lagrimas asomándose sobre sus ojos. Ella entonces, se le acercó tanto como pudo al borde de la vorágine de nubes en la que estaba Evei y le dijo cariñosamente:
-Se fuerte, Evei, necesito que lo seas por todos.
-¿No vendrás conmigo? –exclamó difícilmente, mientras empezaba a hundirse en las nubes y se alejaba rápidamente de ella.
-Tengo… -dijo, mientras se le cortaba la dulce voz- tengo cosas que hacer… pero no te dejaré, estaré allí… cuando me necesites. –exclamó mientras con su mano izquierda hacia un puño y se agarraba su pecho, sobre el corazón.
-¡Por favor, ven conmigo… Annia… te necesito! –pronunció mientras cada vez más se alejaba de ella y la luz y las nubes se convertían en un pozo de oscuridad y sentía el vértigo de caer.
-Despiértame, si me necesitas… -le expresó Annia, mientras extendía su mano derecha a Evei y ella la sujetaba fuertemente con la izquierda, tratando de no soltarse de ella, pero la fuerza de la corriente era mucho mayor y en un segundo, se separaron para siempre…
Mientras la luz se convertía velozmente en oscuridad y descendía por ella, Annia, mentalmente le dijo: haz esto… para que me puedas hablar… recordándole lo de la mano izquierda sobre el corazón; este sería el primer recuerdo que ella tendría mientras nacía a la vida y se alejaba de su queridísima hermana…
*** ***
Mientras los cuerpos de las madres desechadas eran llevados en camillas con forma de diamante alargado y preparadas para ser entregadas en el hospital en la superficie, el general salía de aquel espectáculo y se dirigía acompañado por su guardia al puente de mando de la nave para alejarse de ese mundo y hacer salto al hiperespacio hacia el nuevo hogar de los recién nacidos. La doctora, por su parte, se alejó también, pero hacia su despacho dentro de la nave e ignorando totalmente al general; lo que allí había ocurrido era por demás sorprendente, por no decir imposible: ella sabia bien que los seleccionados para el programa DEMONI no podrían, bajo ninguna circunstancia nacer como gemelos, el cuerpo de la madre no tendría suficientes recursos como para mantener a ambos; además de que había la posibilidad de perder a ambos valiosos “especimenes”.

Mientras se sentaba en su silla y comenzaba a redactar su informe para entregarlo a su llegada, seguía preguntándose, como ese extraordinario evento había ocurrido, solamente pudo pensar que, a lo mejor, la madre tuvo apoyo de los dioses; es la única idea razonable que podía imaginar. Un momento más tarde, veía como los transportes descendían y se alejaban de la nave, perdiéndose en la atmósfera oscura y nebulosa, y mientras esto pasaba, hizo una pausa y guardó su informe, pensando cuan imposible era lo ocurrido allí y simplemente se quedó dormida sobre su sofá, tratando inútilmente de comprender…

*** ***

Ya en los hospitales del puñado de ciudades que habían en el mundo de Efestus, los médicos entregaban las malas noticias a las familias y parejas de las madres-incubadoras de los DEMONI de su muerte y entregaban dos cuerpos, el de la madre y un bebé clonado, diseñado para morir al mismo tiempo que la madre; pero un caso fue la excepción, la madre de Evei:

-¿Señor Lisianrii? Preguntó una doctora castaña a un joven de unos 24 años que estaba sentado y ansioso en la sala de espera blanca del hospital.
-¿Dígame como están? –demandó saber el padre. La doctora le respondió de acuerdo al protocolo:
-Hicimos todo lo que pudimos, hubo una complicación y una hemorragia extensiva… lo lamento mucho, señor. –exclamó la doctora mientras le tocaba el hombro izquierdo con su mano derecha. El padre se quebró en llanto: hacia apenas unas horas que había entrado y lo último que vio de ella fue una dulce sonrisa. Entonces, tras un rato de llanto y habiéndose desahogado, preguntó con voz quebrada y débil:
-¿Pudieron… salvar a mi hijo? –la doctora dudó por un momento acerca de ello, ella había sido entrenada para decir que también murió su hijo o hija y entregarle el clon muerto en su lugar, pero, había una sobreviviente, una niña con apariencia saludable; tras meditar rápidamente, decidió entregarle a la niña, de cualquier modo, el clon estaba muerto.
-Asi es, señor Lisianri. –hizo una seña con la mano a una enfermera parada afuera del quirófano y esta trajo a una bebe de tez atrigada, durmiente y envuelta delicadamente en una manta blanca; entonces, se la entregaron.

La doctora y la enfermera se alejaron para reportar que el Protocolo NECROS estaba cumplido: en la sala de espera, el padre se llenaba de una ligera alegría al ver a su “única” hija bien, mientras los demás familiares llegaban y lo rodeaban y le preguntaban por su hija y su esposa, la cual, con lagrimas y sollozando exclamaba estar muerta… Su abuela, entonces preguntó:
-¿Como la llamarás? –con una voz dulce y afectuosa, aunque apesadumbrada.
-Como su madre: Annia. –exclamó, con amarga conclusión…

*** ***
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lord of All 330

avatar

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Localización : En todas partes...

MensajeTema: EVEI LISIANRI: UNA HEROINA CREPUSCULAR   Dom Abr 25, 2010 3:40 am

NOTA:
Aunque la historia sigue relacionada con Evei, debo advertir que la historia comienza a volverse un poco... belica y algo tecnica, que requiere especificarse para entender algunos conceptos, aun asi, procuraré no hacerla muy tediosa y mas fluida en los dialogos... Les agradezco a todos por seguir leyendola y a la noble Evelin por dispersarla y hacerla conocer, por cierto que tengo problemas para hacer la serie animada, pero sigue en pie.

CAPITULO II
Dolor e Infancia

-Un destello, es lo último que recuerdo. – le dije a la enfermera, mientras pasaba mi brazo y mano derecho sobre mis ojos, tratando de opacar la luz blanca e intensa que caía directo sobre mi.
-¿Algún otro problema, 1.9.9.1? –me preguntó la paramédico que me hablaba desde mi derecha con un tono casi mecánico.
-No. –respondí instintivamente, en vez del normal “no” o “ninguno”.
-De acuerdo, continua. –me dijo llanamente, mientras terminaba de ponerme una banda adhesiva sobre una herida abierta en mi antebrazo derecho.

Hacia tiempo que había dejado de sentir dolor en todo mi cuerpo, no sabría decir si era por la clase de vida que llevo o llevamos o por algo más, siempre hay algo dentro de mí que me dice que es algo que nos dan sin que siquiera nos demos cuenta. Y mientras me acercaba de vuelta al campo lodoso de entrenamiento, mis pensamientos procuraba mantenerlos al mínimo y trataba de concentrarme en lo que hacia y evitar que de nuevo, nos quedáramos sin comer mis “hermanos” y yo…

*** ***
-¿Como van, Comandante? –exclamó una voz masculina profunda y casi lúgubre desde las espaldas de otro, quien estaba de pie observando desde un palco polarizado toda la acción que ocurría a unos metros abajo, observando a un grupo de unas decenas de niños combatiendo en el fango en grupos de diez, tratando de juntar algunas piezas y quitárselas a los otros equipos.

-Van bien, General; pero, -hizo una breve pausa- no lo suficiente algunos de ellos, sobre todo estos. –le respondió el joven varón, mientras le pasaba con su mano izquierda una tabla negra en la que estaban una serie de nombre resaltados de una lista, una vez hecho, regreso al ventanal, contemplándolos mientras cruzaba su brazo izquierdo mecánico y su brazo normal derecho en su espalda. Por un momento, hubo un silencio tenso, mientras el General analizaba con su vista profunda y ligeramente amenazante a la lista; entonces, dio algunos pasos al frente y se colocó a la derecha del comandante, sosteniendo en su mano izquierda la tabla con la lista.

Mientras observaba abajo, el general exclamó a modo de demanda con su tono profundo de voz lo siguiente:

-Quiero que mejore a estos, -mientras levantaba con su grueso brazo la tabla y señalaba con su dedo índice de la otra mano algunos de los nombres en ella –y que a ella, le vuelvan a hacer análisis psicosomaniacos. –concluyó, mientras señalaba con su gruesa mano el nombre, bloqueado por el dedo pero visible un código numérico: 1.9.9.1.
-De acuerdo general, aunque, no creo que tenga sentido. –le respondió con cierto cinismo, mientras la señalaba con su brazo artificial en el ventanal polarizado y volteaba a verlo de reojo. Una voz femenina entonces sonó a través de los altos parlantes dentro del palco sellado:
-General Fénix, se lo solicita en la Sala de Control.
-Enseguida vuelvo, quiero un informe del progreso. –dijo, mientras salía indiferentemente de la habitación y con su habitual tono grueso y demandante de voz; el comandante, simplemente le respondió asintiendo con su cabeza, mientras pensaba en como había terminado 1.9.9.1 tras el último análisis psicomaniaco.

*** ***

-¡Muévete, ya! –gritó la voz de un chico de unos 10 años a Evei mientras ella estaba apoyada contra un muro recubierto de lodo y agua encharcada, sosteniendo con sus dos manos un arco gris y ensuciado y con su cuerda brillando con un tono azul eléctrico; apenas pudo reaccionar cuando él se lanzó contra ella, jalándola con su brazo y pecho contra el suelo unos tres metros lejos del muro y en su lugar ocurría una explosión que levantaba barro por los aires y esparciéndolo contra los muros de la zanja en la que estaban. Él y Evei se incorporaron con dificultad en aquel suelo resbaladizo y sin tardanza, él le dio una bofetada en la mejilla izquierda a ella:
-¡¿Que demonios crees que haces aquí?! –le gritó mientras cerraba en puño su mano derecha con la que la había golpeado.
-A ti que te importa. –le respondió ella indiferente, mientras se sobaba sobre el lodo su mejilla herida.
-¡Me importa porque estas en mi equipo! –le demandó mientras tomaba del suelo una lanza sin punta marmórea y manchada con más limo con su mano izquierda; entonces continuó reclamando:
-¡No dejaré que perdamos de nuevo por tu culpa! –le recriminaba mientras se limpiaba con su otra mano el fango de su rostro y la miraba a los ojos con una furia extraña.

Una explosión atrás de ellos y afuera de la trinchera la hizo reaccionar otra vez:
-¿Crees que quiero perder? –le exclamó, mientras tomaba el arco que sostenía y fijaba su mirada en la de él.
–Pero ahora no puedo ayudarte Guiliam. –terminaba de hablar Evei, mientras volteaba de nuevo la vista a su arco y trataba de alejarse de él. Una serie de explosiones encima de ellos empezaba a sonar cada vez mas cerca y un bulto desconocido salió volando sobre ellos, chocando contra el muro de la zanja y resbalando en la misma.
-¡¿Que haces aquí?! ¡Deberías estar protegiendo la puerta norte! –exclamó Guiliam mientras él y Evei ayudaban a levantar al que había caído en la zanja.
-¡Miren lo que conseguí! –expresó con jubilo mientras les mostraba de entre su pecho y brazos enlodados un artefacto con una forma vaga de T. El chico era Kirio, de tez blanca como Evei, pero era más alto que ambos por una cabeza y siempre había mostrado cierta “predilección” por Evei.
-¡Perfecto! –exclamó Evei, pero su tono desanimado y distraído demostraban lo contrario; Kririo mostró cierta preocupación por su estado de animo, pero ahora tenían una “misión” que terminar.

Algunos momentos después, estaban los tres de vuelta, esquivando las salvas y explosiones que parecían provenir de todas partes en la laberíntica red de trincheras que iban desde cada una de las seis bases a las demás, pasando por muchos puntos abiertos y sitios donde hay municiones y demás cargas para entrenamiento. Al regresar a la base de ellos, fueron recibidos con algarabía, pero se desvaneciera un momento después, ya que un ruido provenía de los altoparlantes que se elevaban varios metros y en grupos de tres sobre ellos en postes altos y delgados, a lo largo de todo el hexagonal campo.
-Les quedan 8 minutos, ya saben el procedimiento.-anunciaba la voz masculina y metálica a través de ellos.

-¡Ya lo oyeron, necesitamos solo un par de piezas más y colocar la bomba en la base contraria! –vociferó el líder de aquel grupo de 30 niños; él era Beliser, un chico de pelo castaño oscuro, tez ligeramente morena y delgado sin serlo en demasía.

La bomba que tenían que colocar era una bomba de entrenamiento NTM-76, cuyo efecto de rango es de más de 12 metros y detona en una onda de choque de aire comprimido (barométrico), su forma era parecida a un cilindro totalmente redondeado pero con dobles soportes en medio a modo de banda hexagonal; todo el conjunto pesaba apenas seis kilogramos pero tenia un tamaño de 96 centímetros, demasiado grande para un niño de una década de vida pero demasiado pequeño para un soldado adulto.

Mientras los demás equipos se organizaban con sus líderes para ir por las otras piezas faltantes y hacerse con ellas, tuvieron un momento para hablar en relativa tranquilidad Kirio y Evei antes de partir:

-¿Te encuentras bien? –le preguntó con cierta consternación.
-Si, lo estoy. –le respondía casi inmediatamente y sin voluntad Evei.
-Es, ¿otra de tus voces? – le volvía a preguntar de manera calmada.
-Tal vez, no lo se.
-Pero, ¿que pasó allá atrás, porque estaban discutiendo? –volvía a interrogarla, pero con su usual consternación por ella.
-No estoy segura, un momento estaba con la enfermera y al otro me estaba gritando que me quitara y empezó a gritarme. –le respondió a Kirio dubitativamente, mientras agachaba la vista y entrecerraba los ojos, tratando de entender que había pasado en ese tiempo. Kirio no le volvió a preguntar, pero en cambio se acercó a ella y le sujetó la mano derecha, quitándole gentilmente el arco metálico de sus manos y le limpiaba parte del lodo que tenía parcialmente seco en su mejilla izquierda; al despejarla, notó como estaba ligeramente enrojecida y con una vaga forma de mano, sorprendiéndose y enfureciéndose al mismo tiempo.

-¿Él te hizo esto? –le demandó saber, mientras volteaba a verlo rápidamente.
-No, fue en combate. –le respondió débilmente, todavía con la mirada baja.
-¡Ese maldito cobarde! –dijo a regañadientes, mientras hacia un puño tenso con su mano izquierda y con la otra le removía el limo restante de la cara.
-No, no te enojes con él, -le pedía sutilmente, mientras levantaba la vista lentamente para verlo como su tono empezaba volverse rojizo y furioso –él, me salvó de una… explosión.
-Aún así, ese no es ningún motivo. –le rogaba mientras, trataba de calmarlo, agarrándole la mano izquierda de él, con su mano derecha.
-Me las va a pagar ese maldito… -pronunció vagamente, mientras su furia iba disminuyendo, al menos por el momento…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lord of All 330

avatar

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 21/09/2009
Localización : En todas partes...

MensajeTema: Re: EVEI LISIANRI: UNA HEROINA CREPUSCULAR   Lun Mayo 24, 2010 4:14 am

Lamento informar, que debido a una pequeña serie de acontecimientos que escapan a mis posibilidades, dejare de postear aqui historias por algun tiempo y que la historia de Eve que ya esta conformado mas como un libro, sera CANCELADO.
Por lo mientras, solo lograre subir el resto de la historia de forma extremadamente resumida y acortada, reduciendose los 27 capitulos a solo 6 mas.
Lamento mucho esto, pero si hay alguna razon para seguir, por aqui seguire y si es posible, terminare esta "obra maestra"
Saludos a todos!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: EVEI LISIANRI: UNA HEROINA CREPUSCULAR   

Volver arriba Ir abajo
 
EVEI LISIANRI: UNA HEROINA CREPUSCULAR
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» OMAIRA HEROINA DE ARMERO
» Si pudiera ser una heroina sería....
» Las victimas del vicio.
» Una verguenza de la Marina
» ¿El D-12 Heroina a Reparaciòn?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Historias de tu Autoria  :: Historias Originales :: Historias Originales-
Cambiar a: